viernes, 29 de abril de 2011

Una Carta Para Ti....


Atrás, Templo de Las Monjas y Palacio Federal.
Amor:

Aunque te intuyo al pendiente de lo que me ocurre, he querido escribirte. No para confiarte algún suceso, sino mi sentir... y en memoria a la costumbre bella que tenías de dedicarme cartitas.  
Tal vez sea debido al intenso calor de anoche, aunado a la tensión a la que me ha sometido cierto problema recurrente, el caso es que  hoy amanecí sin fuerzas, agotada.  Fue hasta por la tarde cuando el Sol se ocultó tras densa nube, que tuve el impulso de salir de casa para reanimarme con el soplo fresco de la hora... y  para despejar mi mente.

Me encaminé  hacia el parque que tú y yo solíamos frecuentar. Busqué nuestra banquita  y al sentarme en ella decidí disfrutar del bello lugar, relajarme  y observar a los transeúntes. Frente a mí desfilaron mamás con sus pequeñuelos, jóvenes estudiantes, señores que seguramente salían de trabajar y  parejitas de enamorados haciéndose arrumacos. Los miré con leve envidia y suspiré evocando el inicio de nuestra historia.

¡Ah, qué tiempos aquellos!  Cuando nos conocimos, yo laboraba en la institución agrícola que solías frecuentar en tu carácter de reportero, para recabar la nformación que llevarían tus notas. Tu inteligencia y amena charla, llamaron mi atención e iniciamos una bella y duradera amistad. ¿Sabes? Fuiste lo más extraordinario y maravilloso que me pudo haber ocurrido,  ya que  te convertiste en mi maestro, mi luz y guía, mi consejero, mi apoyo moral.

A tu lado aprendí a valorar un amanecer, una luna naciente, el sonido de la lluvia, el rumor del agua golpeando suavemente las piedras de un arroyo, la luz intermitente de las luciérnagas, la caída de un meteorito fugaz, la fragancia de la rosa, el vuelo de un colibrí…

Gracias a ti, aprecio más la luz del Sol y el aire que respiro; el suelo que piso, a la gente que me saluda y a la que no… Sin ti, no sé que hubiera sido de mi vida. Quizás anduviera inconsciente, altiva, vanidosa y despectiva ante las maravillas que a diario brinda la vida.

Cuando llegó el momento en que debiste marchar al infinito, solicité que te acompañara mi promesa de fidelidad.  Ni el tiempo ni la distancia me harían olvidarte. Es  más, te pedí que en algún astro del Universo te detuvieras a esperarme, para que juntos, con nuestras manos unidas, continuar el gran viaje.

Tuya, infinitamente tuya…
ISABEL
29/04/11

martes, 26 de abril de 2011

¿Duele Recordar?

Cuando te acuerdes de mí
aparta ese pensamiento,
El Colegio Motolinía.
y deja que arrastre el viento
lo que en tu vida yo fui.

Borra el sabor de mis besos
de tus seductores labios,
para que no haya resabios
de todos mis embelesos.

Piensa en un paisaje hermoso
si recuerdas mi sonrisa,
y de esa forma precisa
la olvidarás presuroso.

Y si agita tu ternura
escuchar nuestro poema,
para evitar un dilema
óyelo sin atadura.

¿Te duele saber de mí?
Sacúdete ese tormento
sin piedad, sin miramiento.
Al fin… ¡Nada soy de ti!

ISABEL.
26/04/11

jueves, 21 de abril de 2011

Beso Cautivo

Tu atrevido beso quedó turbado
después de probar
el dulzor de mis labios.
En ellos quedó prisionero,
a perpetuidad.

En esencia, el castigo
lo provocó su osadía.
Y se le obliga a eternizar,
ese roce que cimbrara mi cuerpo
y me cortó aliento.

“No te lo voy a devolver”,
sentenció mi boca
al apartarse de la tuya.
“No me inquietará
ni me conmoverá
si llegara al delirio
pretendiendo escapar,
pues no hay recurso
para redimirlo.”

Tu beso perdió su libertad
y en trémula prisión purga condena.
Vive cautivo en mi boca.

¡Qué delicia es llevarlo preso!

ISABEL
21/04/11

martes, 19 de abril de 2011

Linda Realidad...

Ah, nuestro amor… ¡Linda realidad!
Vista del patio interior Casa de las Artesanías
Sublime es la pasión que lo motiva
y nos acompaña a donde tú y yo,
le construimos su trono a la lasciva.

Allí resalta su luz sin resabios
y cuidamos con celo su belleza.
Allí alcanza intensidad su dulzura
y derrocha calidez, su agudeza.

Ella induce a la hoguera de caricias,
nos estimula al abrazo profundo
y al ardor de besos que en su agonía
cesa a suspiros… el placer rotundo.

Un vicio es amarnos, quizá locura,
pero es mágica ilusión que supera
a  la gloria de cualquier aventura
y embellece, ¡como la primavera!

ISABEL.
19/04/11

viernes, 15 de abril de 2011

¿Para qué regresar?

Panadería tradicional
Y regresas
con fingido
interés…
Nuevamente
mis quereres
solicitas.

Pero ahora
te pregunto:
Regresar,
¿para qué?
¿Para oír
las promesas
que recitas?

Alto ahí…
mi rechazo
es rotundo.
Yo deseo
continuar
libre, sola
con mi vida
sibarita.

Soledad
es mi hermana,
compañera…
¡Y mi amiga
en momentos
de las cuitas!

ISABEL.
15/04/11

miércoles, 13 de abril de 2011

Meditando Sobre la Vida...

Al fondo, la Avenida Acueducto.
El noble sentimiento de amar
que en frío corazón yace preso;
la flor que en día nublado espera
el cariñito del sol travieso.
Mis labios carentes de sonrisa
desde que le negaste tu beso.

Todo eso me recuerda o señala,
que vida es negación y embeleso.
Dios le pone freno a la impaciencia
para que evitemos el exceso
y a gotas nos da felicidad,
esencia que alivia todo peso.


Vivir, abraza diversidad;
yo lo valoro en todo suceso,
pues permite ganar experiencia
el saber que es así su proceso...
Hoy instantes de suave tensión
y después, ¡la explosión con un beso!

ISABEL.
13/04/11

viernes, 8 de abril de 2011

Mi Gran Anhelo

La Vida jamás podrá robarme
la ilusión de amar.
En el jardín del Museo de Arte Moderno.
Porque la hilvané a mi pecho
con el hilo y  la aguja
de la perseverancia.

Firme me acompaña
en la búsqueda de mi anhelo.

Pero antes…
abrí la puerta de mi corazón,
para que los demás sueños
respiren en libertad
y en mi rostro dibujaron
la sonrisa y el contento.

Vigorosa brilla la esperanza
y enfoca escarpado sendero…
Me ordena la razón
lo cruce despacio,
para que así consiga abrazar
mi futuro, mi verdad.

Alguien expectante y hermoso
aguarda mi llegada a la meta.
Me espera con felicidad…
¡El AMOR!

ISABEL
08/04/11

domingo, 3 de abril de 2011

Azul de Abril

Avenida Central.
Como una primicia primaveral,
abril es de jacarandas en flor.
De nubes añiles como en panal
que acaban en alfombras de color.

De color violeta, red terciopelo
de largas campanitas que se rozan
tanto en sus arbustos como en el suelo.
Allí al pie, esos pétalos sollozan.

Pétalos sollozan. Y los contemplo,
y aspiro su aroma maravillada.
¡Gracias mi Dios! El paisaje es tu templo
y de él soy su ferviente enamorada.

Ferviente enamorada en su total.
Abril es luz,,, azul y perfumada

ISABEL
03/04/11