lunes, 30 de junio de 2014

Callada Ilusión.

Qué secreto guardas mi blanca rosa
La rosa de mi camino.
que al aspirar tu esencia perfumada,
te percibo risueña y misteriosa,
igual que una doncella enamorada.

¿Te corteja el verano? Linda cosa
que te tenga feliz y mareada,
con su ardor que en tus pétalos reposa,
con sus lluvias de enérgica tonada.

Y él te ha de amar en su destello verde,
en el halo esmeralda del  paisaje...
Con esa intensidad que nunca pierde.

Ah, mi linda flor, luces en tu encaje,
lo magno del estío que recuerde.
No quieras ocultarlo en el celaje.

ISABEL
30/06/14

viernes, 27 de junio de 2014

Versos Húmedos.

Ahora en nube oscura
garabateo versos...
Una mirada al cielo...  nublado .
Impacientes, traviesos,
lloverán su locura.

Locura diluviana,
con llanto, sal y miel
cubres como a pincel
tus rubores de grana.

Grana, rojo subido,
tu ardor es quien abriga
mis rimas sin fatiga,
y asistes mi latido...

Latido que en su calma,
canta a su amor perdido.
Pero hoy sólo ha querido,
humedecerme el alma.

ISABEL
27/06/14

viernes, 20 de junio de 2014

Poesía en Éxtasis.

Hoy el paisaje hipnotiza mi mente...
Con fuerza, con decisión y optimismo,
Parte de la fachada del Templo de La Merced.
deseo acercarme a ti nuevamente,
que nada nos distancie. Ni el abismo.

Soy parte del azul de este verano,
una nube arrastrada por el viento.
Libélula que habita en el pantano,
pero sueño en cruzar el firmamento.

Soy avecilla o mariposa en vuelo
y en afán de anidar en tu caricia,
te pido cooperes con mi anhelo
y permitas que goce esa delicia.

Yo prometo, quererte sin medida,
sin final y con toda mi demencia.
Con mis soles, con mis lunas de vida,
y hasta la última gota... de mi esencia.

Hoy el paisaje hipnotizó mi mente
y extasiada sonrío. ¡Sin prudencia!

ISABEL.
20/06/14

miércoles, 18 de junio de 2014

Momento de Lluvia

Llueve…
Desde mi ventana observo
cómo bajan las enlutadas nubes 
y rasguean con su canto el pavimento,
Cómo desfiguran mi jardín.
El Bulevar García de León .


Parece lago en el olvido.
Nadan flores deshojadas,
y algunas, aún promesas,
caen abatidas por el agua.

Llueve.
Tiemblo en mi refugio.
Me percato que sufre mi corazón
pues en triste palpitar se delata.

¿Enfermaría de tanto amar?
No, no lo creo.
Quizá sólo necesita un abrazo,
o el íntimo beso que nos confortaba.

Eso medito ahora mientras oigo la lluvia.
Mientras la miro correr
regando a cántaros lo ya humedecido
para devolverle su azul al cielo,
y su luminosidad a la vida.

ISABEL
18/06/14

jueves, 5 de junio de 2014

La Nube y Mi Rosa.


La risueña mañana de ayer me invitó a que atisbara el zafiro de su cielo. A placer observé la algarabía de las aves, el batir de sus alas desplazándose entre gorjeos para pregonar a los cuatro vientos, sus cariños, sus afanes de vida, y su pasión: La Libertad.

Aprecié, el halo luminoso del Sol. Y entre varias nubes, distinguí una redondita y algodonada, en la que mi imaginación trepó y viajó con regocijo de niña, por esa magna región donde el aire canta y los sueños se convierten en luceros.  Después, al descender de ella, pensé: ¡Qué esponjosa y qué blanca es esta peregrina alfombra...!


Tan blanca, como la cal,
como la leche,
la nieve,
el cisne y la sal.

Sin embargo,
más blanca que esa nube,
que la cal,
la leche,
la nieve,
el cisne y la sal,
resulta ella,
únicamente ella:

¡Mi rosa del alba!

ISABEL.
05/06/14