viernes, 29 de noviembre de 2013

A Tu Recuerdo...


Siempre me sorprendiste. Llegado el momento de tu partida, un discreto suspiro te bastó para emprender el vuelo hacia las quietudes de la lejanía y evitar la triste despedida.

No habitas más en estas realidades. Pero a la cerrazón de mi ánimo, regresa tu sombra entre el celaje de diversas reminiscencias.

¡Ay...!  Tú no sabes cuánto me duele percibirte entre esa densa neblina que me oculta tu amado rostro. Sin embargo, habré de acostumbrarme a tal modo de sentirte cerca y aprenderé a querer a las penumbras, huéspedes de mi soledad, ya que son las que captan tu esencia entre el polvo de las estrellas y la convierten en ese halo mágico y opaco que a menudo me abraza hasta el alma.

Desde que te fuiste, estoy pidiéndole al Eterno por la paz de tu espíritu. Ruego porque ahora sonrías sin dificultades e ingreses a  mis sueños, para mirar tus ojos bonitos... para acariciar tu cara y tu claro cabello, para besar tus aladas manos, madre querida.

ISABEL.
29/11/13

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Noviembre, ¡Adiós!

Agoniza noviembre.
El tiempo lo bendice
El bulevar...
Y su paisaje en noviembre.
murmurando su nombre
y enseguida le dice:

    En tragos diminutos,
    tu licor estupendo
    me bebí por minutos,
    lo disfruté corriendo…

    Queda en mí, tu sabor.
    Y se lleva algo mío
    tu ocaso en su rubor,
    la niebla y tu rocío.

Y noviembre agoniza
con llovedera y frío;
la brisa escurridiza
murmura en desvarío:

“A nadie mata el tiempo.
Cesa el libre albedrío”.

ISABEL
27/11/13

sábado, 16 de noviembre de 2013

El Anhelo de un Colibrí.

Aquí estoy,
apenas sostenido en desnuda y endeble rama
postergando mi vuelo.
Desde el patio de mi casa
Aún no sé qué rumbo debo tomar
para hallar a la brisa de otoño
y unirme a su canto…

Quisiera llegar,
a donde la armonía fulgura en el cielo
y no hay ausencias para el corazón.
Donde los árboles son de perenne follaje
y abundan las flores…
Donde el Sol colorea los sentidos
y su aliento es tibio y suave como una caricia.

Tú que me miras,
¿sabes dónde está la mansión del viento?
¿Sabes cómo puedo coincidir
con ese soplo de ilusiones?
Él sería mi pasaporte para emigrar
a la hoguera miel de los crepúsculos.

Regálame con la mirada
una pizca de fe, una semilla de ternura,
una luz de esperanza que guíe mi vuelo.
Y con tu sonrisa,
deséame buena suerte.

ISABEL
16/11/13

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Una Gota de Amor.

Mimosa y discreta,
aunque por su brillo
parece ser diamante,
rueda una gota de rocío.
De los rosales del Bulevar. García de León.

Entre el vivo color y sombras,
esquivando agudezas,
se filtra…  ¡resbala!

Del pétalo que la porta
cae al tallo…
Intenta acariciarlo todo
y llegar hasta el pie del rosal de su flor.

Sabe que en el trayecto
puede absorberla el aire
o evaporarla el sol,
mas nada la contiene…
Ella se desliza lentamente
tras halagar a la tierna rosa escarlata
que cautivara su corazón.

Entre el vivo color y sombras,
rueda mimosa una gota de rocío…
Cual lágrima de amor.

ISABEL
13/11/2013