sábado, 26 de octubre de 2013

Apasionada...

El otoño y el bulevar G. de León.
Confieso
que soy adicta a tu mirada
que coquetea con la mía;
a las noches de tus pupilas,
donde habitan la luz callada
y la gran pasión que destilas.

Reconozco
mi adicción al sol de tu risa
albricias para mis sentidos,
ya que su calidez innata
derrite mi esencia insumisa
y se la bebe en su cantata.

Y declaro
que son mis vicios tu presencia,
tu voz, tus palabras y gestos;
que me aficioné a las caricias
de tus versos y su cadencia,
lecho de mis sueños y ardicias.

Me confieso
adicta a ti y sin abstinencia.

ISABEL
26/10/13 

domingo, 20 de octubre de 2013

Ilusión, ¡Adiós!

Esquiva ilusión, te vas.
Decidiste dejarme
y no dar explicaciones.
¡Así será!
Torre del Templo de Capuchinas.

Pero… te creía mi amiga,
mi flor inmarchitable.
Y resultaste volátil,
pasajera.

No… no solicitaré que te quedes,
pero sí demando que reintegres
lo que compartí contigo.

Devuélveme la sonrisa,
la confianza en el amor,
la alegría en el soñar…
Y mi deseo de vivir serena,
pues lo hilvané a tus alas
y se iría contigo.

Esquiva ilusión...
Rechazas dádivas sufridas
y sin embargo,
son tuyas mis lágrimas de desencanto.
Con ellas podrás humedecer
el polvoriento camino que emprendes.

El del olvido… el del adiós.

ISABEL
20/10/13

miércoles, 16 de octubre de 2013

Es Verdad...

Una de las torres del Templo de San Francisco.
Hablas contigo mismo,
indagas…
Y al azar preguntas 
intentando saber
si el amor es verdad
o sólo fantasía.

En forma breve
procuraré contestarte,
pero con tal claridad
que descartarás esa duda
que nubla tu mente.

—Vida mía,
de verdad te amo.
Fantasía es siquiera imaginar
que renuncie a tu cariño
 y aprenda olvidarte.

ISABEL.
16/10/13

martes, 15 de octubre de 2013

Rosa del Camino...

Yo veía cómo el atrevido viento,
con deleite rozaba tu figura.
Presencié,
En una jardinera del Bulevar G. de León.
cuando tu erótica chispa
cedió a sus requiebros
y con solícito ardor,
te desprendiste a las caricias…

Vi cómo caían
en la áspera manta de hojarasca,
tus tersas prendas color de fuego…

Aspiré tu inconfundible aroma
y el de la humedad del embeleso,
allí, en el reducido espacio
que fue cuna, altar  
y sahumerio de tu pasión.

Rosa del camino,
mi mente guarda tu recuerdo,
el puñado de pétalos carmesí.
Y el del flirteo que viviste con el aire
del que fui testigo.

A ti te deshojó el amor.

ISABEL.
15/10/13

jueves, 10 de octubre de 2013

Mis Añejas Ilusiones

Vista de la vieja Casa de Cristal.

Con el cansancio de años a cuestas y digiriendo aún la congoja de estas últimas semanas, comprendí que las necesitaba, que cuanto antes debía recuperarlas. Dispuse acercarme a ellas con tesón, cariño y constancia, para redimir la indolencia de mi extravío.

Fui a su refugio donde supuse que dormitaban... y llegué apelando a la añoranza con lágrimas y lamentos; culpé mi pasividad a reveses del corazón, entre ráfagas de suspiros y una tormenta de promesas.

Sin embargo, mi arrebatadora elocuencia resultó infructuosa. Y cesó mi obcecación de reconquista, al caer en cuenta que mis viejas ilusiones ya jamás responderían, porque yacen bajo la piel de mi alma, cual hojas muertas desgajadas por el viento.

No hay modo de saber si sus incitantes latidos, fueron silenciados por el monstruo de la soledad o por la rudeza del tiempo. Sólo cuestiono a mi mente sobre la razón  por la cual, tardíamente, hizo que advirtiera el grave error de mi apatía.

¡Ay, qué tristeza más grande, Dios mío! Inconscientemente soy culpable de la muerte de mis antiguas ilusiones. Ahora, sólo me queda esperar que brille la luz de la esperanza con una nueva razón que motive mis empeños.

ISABEL
10/10/13.

sábado, 5 de octubre de 2013

Versos y Ensueño.

Jardín frente a la Biblioteca Pública.
¿Qué en la vida todo es ilusión vana
y mi decir vulgar hasta en el verso?
Tal vez. Pero mi sonrisa es ufana,
ya que tu luz envuelve mi universo.

Y vibro como al toque de campana
porque en el alma tu amor llevo impreso,
con la miel de tu boca de manzana
fruto consentido de mi embeleso. 

¿Qué gozo vivir de la fantasía?
Acepto que es así, mas no me engaño,
tu ternura es tan real como mía.

Y soy tuya ahora, lo fui en antaño,
mañana quizá sea la elegía
en memoria a un corazón, huraño.

ISABEL
05/10/13