miércoles, 23 de diciembre de 2009

Una Carta

Frente al Centro de Convenciones,

Amor...

Ya emigraron todas las golondrinas. Los días tienen menos luz y las hojas de los árboles que se iban a caer se desprendieron. De puntitas se fue el otoño y al desnudo paisaje que deja, lo cubre con albo manto el invierno.

Tus cartas cada vez son más espaciadas. Ya no me preguntas qué sucede en nuestra ciudad ¿Qué te ocurre? ¿La distancia enfrió tu corazón? De cualquier modo quiero que sepas, que ahora aquí reina la inercia. Nos hemos acostumbrado a la rutina y somos tantos que ni nos conocemos.

¿Recuerdas? Antes caminábamos por la Calle Real y no nos faltaba con quien intercambiar saludos. Pero hoy día, casi todos caminamos aprisa, como autómatas. Cada quien rumia sus problemas. Cada quien va hundido en sus pensamientos.

No sé por qué entristezco cuando se acerca la Navidad... no me hagas caso. Mis rosales están llenos de botones, un colibrí me visita diariamente, y un par de tortolitas se arrullan en el techado de mi habitación. Ayer vino a casa un gatito únicamente a beber agua. Se dejó que lo abrazara y lo acaricié unos momentos, después, se fue por donde llegó. Te cuento todo esto porque te extraño. Quisiera tener alas y volar hacia ti.

La gente con recursos está adquiriendo como loca, cosas y regalos navideños. En cambio, hay quienes no tienen ni un centavo para pasar el día. Así es la vida de injusta. Igual ocurre con asuntos del corazón. Hay quienes tienen el amor cerca y no lo aprecian, y otros que se pasan la vida deseando hallarlo. Yo debería de ser feliz, ya que te llevo en mi alma, pero me inquieta el sufrimiento ajeno... no lo puedo remediar. Me resulta doloroso saber que en esta temporada de amar y regalar, haya quienes carecen hasta de afectos. Si pudiésemos todos -al menos en estas fechas- obsequiarles cariño en memoria del Niñito Jesús, la celebración anual de su Navidad, sería sumamente extraordinaria.

Por favor, escríbeme. No seas avaro. Leer tus letras es mi alegría. Saber que aún me amas, mi gran ilusión.

¡Feliz Navidad, vida mía!

SUIMEI 
22/12/2009

martes, 8 de diciembre de 2009

Soñé que Soñaba

Dormida entre sus brazos
soñé que soñaba,
Área jardinada del Planetario.
y que en ese sueño mío
con frenético ardor
él me besaba.
Pero mi soñar pasional
interrumpió con preguntas.

"Amor, ¿qué soñabas?
¿Quién mientras dormías
te provocaba suspiros
venciendo a tus silencios?"

Casi rozando sus labios
le murmuro mi íntimo secreto:

¿Con quién habría de soñar
si no es contigo, vida mía?
Sólo palpito con tu amor,
siempre estás en mi mente.
Eres mi delirio, y mi cordura.
Eres... ¡Mi bendito destino!!!

ISABEL
08/12/09.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Tu Recuerdo

Aún puedo soñar contigo...
Logro imaginar que como antes,
te encuentras a mi lado
prodigándome ternura.

Fuente del Jardín de la Soterraña.
Tus palabras llenan mis silencios,
tus suspiros rozan mis labios,
tu cuerpo, mi cuerpo...
Y mi trastornado corazón
late aprisa al evocarte.

Sí, acostumbro pensar en ti.
Acaricio el árbol de tu ausencia
en mis ojos de desvelo...
Mientras, mis manos
en la penumbra bordan
las amadas letras de tu nombre.

Quizá los otoños del alma
desprenden hojas a la memoria,
pero las de los grandes amores
son perennes, subsisten...
Son eternas como lo nuestro.

Amor, hoy igual que ayer
estás aquí, en mi pensamiento.
¡Aún puedo soñar contigo!

ISABEL
04/12/09.