domingo, 29 de abril de 2012

Érase una Vez...


Ven, siéntate a mi lado, Alonsito,
que hoy quiero decirte una adivinanza
con disfraz de cuento, o de semblanza...
Interior del Conservatorio de Las Rosas.
Pon atención, querido pequeñito.

Érase una vez un príncipe niño
que vivía en un mundo de aventuras.
Galáctico ambiente de travesuras,
girar de luces, planetas al guiño...

Atraía a dinosaurios su espacio,
a Ben 10, lujo de transformaciones
y a los Angry Birds, que en juego y acciones
llenaban de magia el bello palacio.

¡Qué niño...! Era encantador contemplarlo.
Con la emoción del entretenimiento
gritaba y daba saltos de contento…
Su risa fresca incitaba abrazarlo.

¿Y ríes? Qué pronto has adivinado
a la personita de mi montaje.
¿Te gustó encontrarte en ese paisaje?
Dame un beso y...  ¡Colorín colorado!!

ISABEL
29/04/12

miércoles, 25 de abril de 2012

... Al Placer de un Café

Escalera en el Palacio Federal
Un soneto pides y me complace
el poder regalártelo al instante.
Así que al sorbo de café humeante,
llamo a mi musa y es seguro que lo hace.

Te cuento que apenas el día nace
desayuno café con pan crocante.
Así mi despertar es fascinante
y el trabajo diario me satisface.

Pensarás: "Vaya que es trabajadora.
Esta mujer aprovecha su tiempo
y de poemas es regaladora".

Pero eso de escribir es pasatiempo,
afición que rima con café ahora
que el soneto surge sin contratiempo.

ISABEL
25/04/12

martes, 24 de abril de 2012

Deseo


Calle Alcázar de Chapultepec.
Su recuerdo continúa latente.
Aún queda raíz del sentimiento
que le brindó a mi corazón aliento
y es por eso que late displicente.

Pero, ¿qué requiere del pensamiento?
¡Amar! Mas no desea sólo un poco.
Ocupa de vivirlo a ritmo loco,
latir atolondrado de contento.

Amor, mi corazón hoy te reclama.
Te exige que regreses al presente
y te apoderes de él ansiosamente.
Ven… ¡Fúndelo al influjo de tu llama!

ISABEL.
24/04/12

lunes, 23 de abril de 2012

Un Soneto para "Ella".


Por la Avenida Acueducto.
Hoy cumple un año más de vida, “Ella”,
y celebrará con bombo y platillo.
Gran cena, versos, tango y bailecillo,
rico pastel a la luz de su estrella.

¡Vayamos a brindar por esta bella
con espumoso vino dulcecillo!
Choquemos copas para que su brillo
deje luminosa e imborrable huella.

A la cumpleañera yo felicito,
por su sencillo vivir de ilusiones...
Sembradora de cariño bonito.

Dios le dé larga vida y bendiciones.
Y me permita dentro de un añito,
… reiterarle mis felicitaciones.

ISABEL
23/04/12

martes, 17 de abril de 2012

Soneto en Soledad

Monumento fuera del Cuartel Militar.
¿Que vas a abandonar mi pensamiento
y mis cuitas se irán entre tus redes?
Tal vez debiera mostrar desaliento
o pedirte que por favor, te quedes.

Pero no. Ya acariciaba el momento
que decidieras dejar mis paredes...
Así que, acepto tu alejamiento,
tranquila voy a estar sin tus mercedes.

Porque cansas, te volviste asfixiante.
Me agobias, es absorbente tu celo;
tu someter en la duda es constante.

Por eso estoy en impeler tu vuelo.
Adiós, soledad. Suerte y, ¡adelante!
Que yo voy a luchar por lo que anhelo.

ISABEL
17/04/12

miércoles, 11 de abril de 2012

¡Yo también le canto!

Me gusta abril por vehemente;
por la calidez de sus días,
en los que generosamente
Jardín de Villalongín.
reaparecen mis fantasías.

Brillan en abril los colores
de la coqueta primavera.
Quien retoza y pinta a las flores
con su paleta bullanguera.

Mes de seductores jardines,
jacarandas, poesía, rosas...
Y sobre olorosos jazmines
el revuelo de mariposas.

Abril es intenso y risueño,
pues ríe desde que amanece
al sol, al cielo azul de ensueño…
Y al trino del ave enaltece.

Me gusta abril enamorado,
sensual, goloso enfebrecido;
que incita al beso apasionado,
sendero del placer subido.

Abril es el mes consentido
... de mi latir ilusionado.

ISABEL
11/04/11

sábado, 7 de abril de 2012

Noche lluviosa...


Glorieta en la Calzada Juárez

¿Cómo que te marchas?  ¡Qué breve a sido tu visita!  Sí, tienes razón, comienza a oscurecer y el lugar donde vives queda alejado de aquí. Pero… pero escucha cómo llueve. No es conveniente que te vayas ahora.  Es más, te propongo una cosa a  sabiendas de que en tu casa, nadie aguarda tu regreso…

Quédate. Sé mi huésped esta noche y amaneciendo te podrás ir tranquilamente. ¿Aceptas?  ¡Qué bien! Te serviré café y charlaremos hasta que nos venza el sueño, igual que lo hacíamos en la bella etapa de nuestra vida en común.

¡Vaya con la  lluvia! Pareciera que quiere demostrarnos que posee el vigor del verdadero cariño, el que persiste a la insensatez y a los malos momentos, pues arrecia con rebeldía.

¿Sientes frío? Yo también. Ven, abre tus brazos refugio de mi cuerpo. Abrázame con todo tu ser para que surja el ardor contenido.

La noche es nuestra.

ISABEL
07/04/12.